¿Pones límites en tu vida?

En esta entrada trataremos de comprender para qué se deben poner límites en tu vida y algunas ideas que nos ayudarán a enfrentar situaciones en el futuro.

September 7, 2021
Health

Antes de que respondas a esa pregunta, vamos a tratar de comprender qué significa poner límites en tu vida. ¿Alguna vez te has encontrado en una situación en la que sabías que no querías hacer algo pero acabaste haciéndolo? Pues más o menos, esa situación es un ejemplo de no establecer límites en tu vida.

Aprender a ponerlos pasa por aprender muchas cosas de nosotr@s mism@s, entre otras conocer a qué le tenemos miedo y cómo se ha creado todo eso en nuestra historia personal.

¿Por qué poner límites en tu vida?

Principalmente porque los límites significan autocuidado. Significan conocer los puntos de nuestra vida que no queremos que se sobrepasen, y todo ello incluye conocernos y saber qué no estamos dispuestos a aceptar.

A veces puede ser complicado porque ello implica entender qué necesitamos (y qué no) y hacérselo saber a los demás mientras respetamos sus necesidades. Pero claro, si no estamos acostumbrados a escuchar nuestras necesidades, todo esto puede hacerse un poco cuesta arriba.

Sin embargo, hay muchos beneficios si los ponemos. Podemos mejorar nuestra autoestima (aprendemos a conocer que somos igual de válidos por priorizarnos), nos ayudan a conocernos (nos permite conocer qué queremos y necesitamos) y además nos lleva a vivir en relaciones mucho más sanas y equilibradas (poder transmitir a los demás lo que necesitamos facilita que puedan ayudarnos si lo necesitamos).

¿Es normal que te cueste poner límites en tu vida?

¡Por supuesto que es normal! Cuando hay áreas de nuestra vida que no hemos podido trabajar como nuestra autoestima o nuestro autoconocimiento, es muy difícil conocer qué es lo que necesitamos de nosotros mismos y de los demás.

La falta de todo ello podemos verla en nuestra gestión de las emociones, en cómo nos encontramos y percibimos el mundo o en cómo son nuestras relaciones.

A pesar de eso tenemos una buena noticia, y es que todo ello se puede trabajar. ¿Cómo? Pidiendo ayuda profesional si sentimos que hay cosas en nuestro día a día que nos resultan difíciles.

¿Por qué te cuesta poner límites?

Como decíamos antes, el talón de Aquiles de los límites en gran medida, es el rechazo.  Hay ocasiones en las que damos prioridad a lo que los demás necesitan porque la culpa puede aparecer después si decimos que no: “Soy mala amiga”, “soy egoísta”, “soy mala hija si le digo que no”, etc.

Con este tipo de pensamientos se nos olvida algo que en terapia nos encanta remarcar: NO SOMOS LO QUE HACEMOS, SOMOS MUCHO MÁS. Por un día priorizarte o incluso fallar a las personas, no significa que seas una mala persona, significa que has podido equivocarte, que eres human@ y que cometes errores. Eso sólo te hace ser persona, nada más.

¿Cómo poner límites en tu vida?

Como decimos en muchas ocasiones, no hay tips milagrosos que de repente nos quiten el miedo a poner límites, porque posiblemente haya muchas cosas de nuestra historia personal que trabajar, pero a pesar de ello os traemos una idea para que pongáis en práctica:

Empecemos por el principio

Piensa en una situación de tu día a día en la que decir ‘NO’ sea complicado

¿Por qué resulta tan complicado?

Piensa en diferentes formas de hacerlo

¿Qué consecuencias positivas y negativas tendría hacerlo?

¿Las negativas lo son tanto? ¿Tienen solución?

Llévalo a tu día a día

Cuando hayas practicado con cosas pequeñas de tu día a día y hayas comprobado esos pros y contras de los límites, prueba a hacerlo en áreas que resulten más complicadas.

Te invitamos a reflexionar con estas preguntas

  • ¿Qué siento que puede ocurrir si digo que no? Tal vez siento que voy a perder importancia en la vida de la persona a la que digo que no o que tal vez me convierta en una persona egoísta.
  • Si ese miedo que aparece al decir no desapareciera, ¿qué es lo que siento que necesito? Y ¿cómo puedo dármelo?

En esta entrada te ayudamos a normalizar la asistencia a sesiones: ¿por qué nos cuesta tanto ir al psicólogo?

Conoce más sobre nosotros en la web o contáctanos a través de nuestras redes sociales.